jueves, 1 de enero de 2015

Reflexiones matutinas V

Buenos días domingo! Esta semana ha sido más intensa aún que la otra, pues hemos estado en Biescas los últimos días del año.

Me he venido con buen sabor de boca porque hemos disfrutado mucho en familía, pues con el ajetreo diario es casi imposible saborear los buenos momentos. Y me da lástima volver a la rutina porque quiero que esta sensación de felicidad y disfrute de los míos no se acabe nunca.

¿Cómo voy a hacer ahora para volver al trabajo, la faena de casa, las actividades extraescolares, al blog, todo de nuevo?
¿Cómo voy a hacer para preservar ésta sensación de bienestar y relax?

Esto supongo que es básicamente un poco lo que vienen  llamando estrés post vacacional y encima sumado a ¡la cuesta de enero!  El remedio a mis males está en mí misma, así que he de cambiar el chip.

Me quedo con ésta sensación de bienestar y doy gracias por la suerte que tengo de poder tener estos momentos.

Voy a aprovechar los días que me quedan para seguir cuidando de mis momentos, y me prometo  firmemente que cuando vuelva a la rutina voy seguir tan pendiente de los míos, pues ya habrá tiempo para descansar los fines de semana.

Porque lo que no disfrutas en el momento ya no se vuelve a  repetir. Me voy a convertir cual gallina clueca covando mis huevitos.

Y sin duda alguna, vamos a intentar entre los cuatro que estos momentos nuestros sigan sucediendo porque la família que hemos formado es la más honita que se puede tener y hay que cuidarla.

Como siempre, al final el resumen de los looks de la semana, ¿cuál os ha gustado más? 


Un beso enorme a todos mis queridos bloggnautas. ¡Feliz domingo! No os olvidéis de decirme cual os ha gustado más.
Share: