viernes, 19 de diciembre de 2014

Historia de un Poncho

Once upon a time....

Desde que llegó a la tienda Poncho se convirtió en una de las prendas más destacadas y deseadas por las clientas. Todas querían uno como él.

La afortunada fue una chica pelirroja muy dulce, así que Poncho muy orgulloso se metió en su bolsa y llegó hasta su casa. Allí todo era de colores, como él y ella lo trataba con mucho cariño. Cuando lo sacaba a pasear todo el mundo le decía: "¡Qué bonito!", "Me encanta", "¿Dónde te lo has comprado?"

Así transcurrían los días, los meses, el verano ( época en que los Ponchos hivernan cual osos)...y Poncho lucía igual de bello y llamativo. 

Pero un día, en uno de sus paseos, conoció un vestido. Ambos se miraron de reojo y supieron desde ese momento que tenían que combinarse. Así empezó una larga amistad que duraría eternamente, más allá de las modas.

Hay prendas que están predestinadas a encontrarse ¿Creéis en el destino?

Once upon a time ....

Since coming to the store Poncho became one of the leading garments and desired by clients. They all wanted one like it.

Lucky was a very sweet girl redhead, so very proud Poncho got into his bag and came to his house. There everything was colorful, as he and she treated him with great affection. When I'd walk around the world would say, "How beautiful!", "Love", "Where have you bought?"

So the days passed, months, summer (time when Ponchos which bears hibernate) ... and Poncho looked just as beautiful and striking.

But one day, in one of his trips, he met a dress. Both looked at her and knew from that moment that had to be combined. Thus began a long friendship that would last forever, beyond fashion.

There are clothes that are predestined to be Do you believe in fate?

Poncho: Una chica pelirroja y risueña.
Vestido: Mango, colección O/I 15
Camisa denim: Stradivarius (old)
Colgante: Bourjou Brigitte (old)
Botas: Maria Mare (old)
Cordón pelo: Siena (mercería local)



Share: